Los rituales diarios y su importancia

Los rituales diarios son una parte esencial en la forma de cuidarme. Creo que en los pequeños gestos que hacemos cada día y en la intención tras ellos reside mucho poder. Poder para crear espacio, para escucharnos, para mimarnos y para vivir de una forma más presente.

¿Qué diferencia hay entre una rutina y un ritual? Las rutinas son una serie de actos, casi siempre iguales y repetitivos, que pueden llegar a hacerse de forma automática, muchas veces son aprendidos o se hacen de forma involuntaria. Los rituales son un conjunto de acciones que pueden tener un valor simbólico, que se deciden y se realizan con atención plena y detrás de los cuales hay una intención. Consideraciones lingüísticas aparte y decidas llamarlo como decidas, rutina o ritual, lo importante para el post de hoy es la atención que se le presta a las acciones que los forman.

La intención primordial tras los rituales diarios es crear un espacio de escucha, de autocuidado y de tiempo para nosotros. Si el ritual en sí mismo te estresa o lo ves cómo una obligación, no va a tener el mismo efecto sobre ti. Porque aunque cada acción que lo forma tiene un beneficio por sí misma, lo más importante no es lo que haces sino cómo lo haces: la actitud es clave.

Considero que los rituales diarios deben ser personales y flexibles, además deben adaptarse al tipo de vida de cada uno y también al momento vital (viajes, vacaciones, si estás en casa o duermes fuera, momento del ciclo menstrual, enfermedad, si es semana/fin de semana, etc.).

Lo importante es conseguir una fórmula propia, crear algo a nuestra medida y no olvidarnos de adaptarlo al momento que estamos viviendo. Cinco minutos bien empleados son infinitamente mejores que treinta con estrés por querer hacerlo todo.

Por ejemplo, cuando tengo muy poco tiempo por la mañana, pero muy (muy) poco, los imprescindibles para mí son: tomar un vaso de agua templada con limón, una mini meditación con incienso o aceites esenciales y una taza de té caliente en tranquilidad. Es lo que mejor me funciona si apenas tengo tiempo. No es cuestión de cantidad sino de calidad.

Así que, lo importante en este tipo de actos es estar presente, regalarnos tiempo y mimo, sentirnos, escucharnos y crear espacio para apreciar el día que comienza o acaba (dependiendo de la hora). Esto ayuda a que poco a poco nos vayamos entrenando para aplicar esta forma de hacer al resto del día y de actividades.

Propuesta: ritual sencillo de mañana

A continuación te propongo una serie de 6 acciones o pasos muy sencillos que se pueden realizar antes de ir a trabajar. Puedes realizarlas todas o sólo las que más resuenen contigo. Estas actividades están planificadas para que funcionen como una iniciación al mundo de los rituales, ya que no son demasiado complejas y no llevan mucho tiempo.

1. Cuando toque el despertador, desperézate haciendo todos los movimientos que necesites y siéntate en la cama. Intenta no ver el móvil todavía. Pon una mano en el pecho y otra en el abdomen y haz unas cuantas respiraciones fijándote en como suben y bajan las manos, en esa sensación. Al acabar, puedes aprovechar para agradecer por el día que comienza.

2. Lávate la cara con mimo, también los dientes y la lengua (puedes hacer el raspado lingual si ya lo conoces).

3. Bebe un buen vaso de agua o un vaso de agua templada con el zumo de medio limón.

4. Muévete de forma consciente. Tómate un tiempo para hacer algo que realmente te guste y te llene de energía para el día. Por ejemplo, a mí me gusta practicar yoga y bailar por las mañanas. No hace falta que sea una clase de 1 hora, 10 o 15 minutos bien empleados pueden tener un efecto muy energizante.

5. Escribe y/o lee algo inspirador. Aunque sólo sea una o dos frases cada día. Escribir es una acción con alto valor terapéutico, además al hacerlo a mano los procesos cognitivos que utilizamos son más complejos y distintos a si escribimos en el móvil u ordenador y ayudan a procesar las emociones y los conflictos.

6. Prepara tu desayuno, elige una vajilla bonita y disfrútalo tranquilamente. En el blog puedes encontrar muchas recetas que se preparan rápido como este batido, este porridge, este smoothie bowl o incluso recetas que puedes dejar preparadas el día anterior, como estos vasitos. También tienes más ideas en el blog o en el ebook gratuito.

Y tu, ¿tienes algún ritual que quieras compartir?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.