2 In Mens sana

Como equilibrar vida real y virtual

Como equilibrar vida real y virtual

Hoy en día estamos conectados, ¿qué digo conectados? ¡Conectadísimos! Los móviles de última generación, las redes sociales… todos estos avances traen infinitas posibilidades. Podemos enterarnos de lo que pasa en cualquier parte del mundo al momento, inspirarnos con fotografías preciosas, «entrar» en las casas de las personas a las que seguimos y compartir su mundo, enseñar lo que estamos haciendo, comiendo, viendo…

La verdad que esto, impensable hace unos años, es increíble pero al mismo tiempo también puede resultar peligroso. La sobreexposición al mundo virtual puede traer problemas de diversos tipos como el de autoestima (por eso de compararnos con los demás), añadir más estrés al estrés diario y desconectarnos del mundo real, de nosotros mismos y de las personas que nos rodean. Hace un tiempo leí un artículo (no me acuerdo dónde) que decía algo así como que “nunca estuvimos tan conectados y desconectados al mismo tiempo”. Me pareció una frase muy acertada para nuestros días.

Y es que cuando se llega a ese punto de enganche por llamarlo de alguna forma, existe una “pérdida de control” sobre tu propio tiempo, no llegando a disfrutar de los momentos contigo mismo ni de los momentos compartidos con los demás. ¿O nadie ha visto a la gente caminando por la calle mirando sólo a sus teléfonos, esperando en la cola del super mientras comprueba instagram o tomando algo en una cafetería comprobando las últimas actualizaciones del muro de facebook? Hace poco pude ver con mis propios ojos como un trabajador en la calle estaba con una mano cortando el césped y con la otra comprobando el móvil… O hace todavía menos, mientras estaba de vacaciones en un sitio precioso que llamaba a la desconexión, he visto como amigos en la misma mesa no se miraron durante más de media hora porque estaban «cenando con sus móviles».

Salir a tomar un café y simplemente disfrutar de ese café, quedar con tu mejor amiga y simplemente escucharla y reíros juntas, salir a pasear y sentir cada paso. Todo esto se está perdiendo, pero tiene solución si ponemos un poco de nuestra parte y hoy me apetecía compartir una serie de consejos para reconectar con nosotros mismos y así equilibrar el mundo virtual con el real.

COMO EQUILIBRAR VIDA REAL Y VIRTUAL

Como equilibrar vida real y virtual

Quita el teléfono de la vista cuando no lo necesites

¿Cada cuanto ves la pantalla del teléfono? Creo que si cuento las veces que yo lo hago me asustaría y, sinceramente, considero que hoy en día esto se ha convertido más en un hábito que en una necesidad real.

En ocasiones es necesario estar pendiente porque esperas una llamada o un mensaje importante, pero cuando no, lo mejor que podemos hacer es regalarnos ese tiempo si estamos solos o regalárselo a quien nos esté acompañando. No hay otro regalo más único y sincero que la plena atención.

Como equilibrar vida real y virtual
Organiza un tiempo sin móvil, fotografías permitidas

Hoy en día parece que si desayunamos, paseamos, quedamos a tomar algo… Todo tiene que ir con documento gráfico y colgado al instante en instagram (o similares). Es normal, muchos de nosotros mantenemos redes sociales o algunos como yo, somos unos auténticos “frikis” de hacer fotos hasta de la tontería más pequeña (hola 10000 fotos en el teléfono cada 6 meses.).

La cosa aquí sería poder hacer la foto que necesites pero compartirla más tarde en las redes sociales. Entonces, coge el teléfono, haz la foto pero sigue disfrutando del tiempo reservado para conectar con la vida real.

Organiza tiempo sin móvil y sin fotografías

Reconozco que a mí, esta es la parte que más me cuesta por lo que os comenté antes, me encanta hacer fotos. Sin embargo, este verano me propuse dejar días libres (bastantes) simplemente para desayunar y no hacerle una foto, salir a pasear a un sitio bonito y no llevar el teléfono. Y, ¿sabéis qué? He sobrevivido, se puede hacer y con eso ganas tiempo, un tiempo precioso de desconexión con la tecnología y de conexión contigo mismo y con el momento.

Es como crear un ritual. Por ejemplo, es un momento de 30 minutos en el que pasees tranquilamente sintiendo las sensaciones de tu cuerpo, pensando en tus cosas, oliendo las flores, sintiendo el fresco de la mañana en tu rostro… O ese ratito en el que desayunas sin televisión, teléfono ni ordenador. En el que hueles y saboreas la comida, acaricias a tu gato/perro cuando se acerca, miras por la ventana, escuchas el sonido de la ciudad mientras se despierta…

Como equilibrar vida real y virtual
Algún consejo más:
  • Limita el tiempo diario en el que ves/contestas correos, compruebas redes sociales y buscas cosas en internet.
  • Si trabajas con el ordenador, toma descansos de 5 minutos cada hora. Y una vez fuera intenta alejar tu vista de las pantallas. Así descansarás completamente la vista. Haz por conectar con la gente de tu al rededor, el paisaje, el camino a casa…
  • Cuando vayas al gimnasio, a tus clases de yoga, pilates… Lo que sea que hagas, deja el móvil en la taquilla. Haz ejercicio de forma consciente.

Hasta aquí mis recomendaciones. Espero que te ayuden a disfrutar más del tiempo presente y a manejar mejor TU tiempo. ¿Qué sueles hacer para desconectar y conectar contigo mismo? Me encantaría leer tus propuestas.

Fotos: 1, 2 y 3

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply
    Amelia
    4 octubre, 2015 at 20:44

    ¡Hola Desirée!

    Como siempre un post relajante y agradable. Yo tengo temporadas con este equilibrio esquivo… a veces lo llevo muy bien y otras paso dos días sin sacar la cabeza del ordenador jaja Pero siempre vuelvo a salir de la cueva virtual y lo primero que me ayuda es hacer algo físico, como 15 minutos de yoga, o salir a caminar sin móvil, sin reloj, sin cámara y estar ahí presente. Cuando tengo algo que hacer con fecha es cuando más me salto el equilibrio y el tiempo del que voy recortando es del mío personal y claro, lo pago caro. A ver este otoño cómo lo llevo con tanto cambio.

    Ahora que estoy revisando el libro de Austin Kleon «Show your work» y me encuentro con esa gran verdad de que vamos a morir, más vale que vivamos cada día teniéndo en cuenta la maravillosa perspectiva de que no se va a repetir. Así me queda aún más claro que pasarme el día mirando el móvil no es algo de lo que quiera estar orgullosa cuando me vaya a ir.

    ¡Un beso!

    • Reply
      Desirée D.
      5 octubre, 2015 at 18:20

      Creo que hoy en día, a todos (o casi todos) nos pasa eso que dices, tenemos tantísima tecnología (y wifi!) a nuestro alcance que parece difícil encontrar el equilibrio.
      Eso que dices de hacer algo físico está muy bien, es una forma rápida y fácil de ser consciente de tu cuerpo y del momento presente, de volver a ti mismo.

      Seguro que llevas bien los cambios este otoño, es cuestión de actitud positiva y sacar tiempo para ti misma y observar cómo te afectan, para dar lo mejor de ti ante cada situación. Desde aquí te animo 😉

      Ese libro que dices me lo anoto para próximas lecturas!!

      ¡Un beso!

    Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.