5 claves para una buena digestión

Si hablamos de llevar una vida saludable y de cuidar lo que comemos para estar más sanos, sentirnos con más energía y de paso dejar de lado las intolerancias y las digestiones pesadas, se nos abren muchísimas oportunidades: puedes ser vegetariano, vegano, crudivegano, seguir la dieta paleo, la mediterranea, etc. Hay tantas opciones, y con tantos puntos a favor y en contra, que al final uno se queda casi más liado y preguntándose qué elección será la más adecuada. Sin embargo, hay una serie de claves que hacen que lo que elijamos comer nos siente bien y tengamos una buena digestión, prácticamente sea lo que sea y así ir descubriendo qué es lo más adecuado para cada uno.

¿Quieres saber cuáles son?

5 CLAVES PARA UNA BUENA DIGESTIÓN

1. Elige la comida con plena consciencia

El mindfulness es prestar atención al momento presente de forma deliberada, sin juzgar. Con su práctica tomas conciencia de las decisiones que eliges. Cuando prestamos atención a cómo nos sientan los alimentos que tomamos, empezamos a elegir más sabiamente para encontrarnos cada vez mejor, con más energía. Si quieres sentirte bien, elegirás los alimentos que te hacen sentir bien (y no sólo a corto plazo).

2. Come despacio

Dedícale al menos 30 minutos a cada comida. Prepara la mesa y el ambiente, sé consciente de los sabores, mastica, disfruta del momento. Al masticar más los alimentos mejoras la digestión y evitas comer de más, al estar relajado favoreces que el flujo sanguíneo apoye la digestión, mejorándola.

3. Hasta el 80%

Come hasta que te notes el 80% lleno. Te sentirás bien, cómodo, y nada pesado. Además, al terminar, tendrás energías y ganas de hacer cosas distintas a echarte la siesta 🙂

4. Siempre que puedas evita los procesados

Son más difíciles de digerir para el cuerpo porque están muy lejos de ser los alimentos naturales que una vez fueron. Cuanto más natural es la comida, más fácil será la digestión y más energía obtendremos de ella. Lee los ingredientes, si no reconoces lo que son, no compres. Y como siempre digo, elige alimentos orgánicos siempre que puedas, son buenos para tu salud y para el medio ambiente.

5. Fuera preocupaciones

Muchas veces y con esta obsesión por la salud o las calorías, es fácil perder el norte y obsesionarnos con cada gramo de comida que entra en nuestro cuerpo. Cuando no queda más remedio que comer algo «no tan sano» en vez de agradecer los alimentos que tenemos delante, se convierten en una tortura. El estrés y los pensamientos negativos hacen que te sientas peor e interfieren en la digestión. Así que relax, agradece los alimentos que vas a comer y disfruta de cada bocado. La próxima comida la harás más saludable. Date permiso para disfrutar del momento.

Esto es parecido a bendecir la mesa, tanto si eres religioso o no, tomar un minuto para sentirte agradecido por los alimentos y la gente con los que los vas a compartir sólo te traerá beneficios, además de una sonrisa bien grande.

Hoy día y en nuestra sociedad, la comida es recompensa. Haz que además de sana y nutritiva, sea un momento relajado y de disfrute.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Upsss perdón ese comentario esta para otro post… pero este… me viene a mí al pelo…
    Estoy en plena práctica de vivir más slow y de aplicar el mindfullness también en la comida. Y para quien no se lo crea, nuestro cuerpo nos habla y nos dice lo que le sienta bien y lo que no, y lo que necesita en cada momento.
    Grandes consejos!!!
    Un abrazo bonita!!!

    • Gracias 🙂

      Sinceramente creo que es necesario pisar un poco el freno y tomarse las cosas con más calma. Este ritmo de vida que llevamos nos acelera. Y como tu dices, si estamos dispuestos a escuchar a nuestro cuerpo, él nos dirá qué necesitamos y qué no.

      Un abrazo!!