Baja el ritmo: estrategias para afrontar el estrés

Cuántas veces te has ido a la cama con esa sensación de no haber parado en todo el día y pensando en todo lo que te queda por hacer. Y es que, vivimos en una sociedad en la que parezca estar de moda el estar estresado, ocupadísimo y con una lista interminable de cosas por hacer. Día a día tenemos tareas imprescindibles que llevar a cabo, sitios a los que ir, gente a la que tenemos que ver, comidas que preparar… El día tiene 24 horas, llega la hora de acostarse, para que vuelva a sonar el despertador y día tras día vuelta a empezar con lo mismo.

El estrés en si mismo no es malo, es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia. Sin embargo, cuando esta respuesta adaptativa se mantiene en el tiempo, se da ante situaciones que no «deberían» desencadenar estrés o se da en exceso se produce una sobrecarga de tensión que repercute en el organismo y puede provocar la aparición de distintas enfermedades o trastornos, no sólo a nivel emocional, sino también físico.

Mucha gente no sabe cómo hacer frente a este estrés diaro y que es provocado por nuestro estilo de vida. A continuación dejo tres recomendaciones que serían las de primera etapa, es decir, aquellas que empiezan a crear espacio para que podamos observar y evaluar nuestros hábitos, además de volver a bajar revoluciones.

Estrategias para afrontar el estrés

Aprende a decir NO. Muchas veces nos cargamos con eventos, tareas y muchas más cosas por hacer aunque no nos apetezca y sólo porque pensamos que «tenemos» que hacerlo. Así que, cuando echar una mano o decir si a ese evento (al que por cierto, no te apetece ir) te está cargando con demasiado es hora de decir NO. Aprender a decirnos si a nosotros mismos y poner nuestra salud y nuestro tiempo en un lugar privilegiado vale la pena y nuestro cuerpo nos lo agradecerá enormemente. No se trata de ser egoísta o de pasar completamente de los demás. Es más una cuestión de equilibrio.

Saca momentos cada día para ti. Tanto si es un paseo de 20 minutos, o esa lectura de media hora, un baño/ducha relajante o 5 minutos para estar simplemente sin hacer ni pensar en nada. Lo que sea y que funcione igual que funcionaban los recreos en el colegio, que sea nuestro tiempo muerto o descanso. Recomiendo muchísimo que separes tiempo para tí por la mañana antes de empezar el día y también por la noche antes de acostarte. En esos momentos para tí empieza a practicar la presencia en el momento, es decir, o lo que sea que decidas hacer con tu tiempo libre dedícale toda tu atención.

Reserva hueco en tu agenda para un día libre. Se que para muchos esto da hasta miedo, «¿cómo voy a estar un día entero sin hacer nada?» Pues bien, esto es esencial para que el cuerpo se recupere, conectemos con nosotros mismos y si, incluso se rinde mejor el resto de la semana. Así que todos salimos ganando.

En cuanto a la dieta: Mantener una alimentación equilibrada, con alimentos naturales y menos procesados ayuda a mantener el sistema nervioso a punto. También ayuda evitar bebidas estimulantes como el café y si te gustan las infusiones tomar manzanilla, melisa, lavanda o Rooibos, por mencionar algunas.

Recuerda: se amable con tu cuerpo, escúchalo, hazle caso y trátalo bien.

Cuéntame, ¿qué sueles hacer para desconectar y recargar pilas? 🙂

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Parece que estamos alineadas 😉
    Comparto todo lo que dices! Por cierto estoy incorporando las infusiones a mi vida, he descubierto que el te verde me gusta y creo que cuantas más tomo más me gusta su sabor!
    Besos

    • Si!! Jeje 🙂

      Suele pasar, a mi al principio no me gustaban igual que ahora, solía beber principalmente té negro con mucho azúcar e incluso con nata. El resto de infusiones me eran raras al paladar, pero poco a poco me fueron gustando cada vez más y más. Ahora el té negro es el que prácticamente no tomo y del resto hasta hartarme!!

      Besos

  • Cosas que son para mi: Este año (el pasado como sabes fue imposible) retomé la lectura todos los días. Por las noches medito. Me encanta cocinar con calma y ahora que la comida es orgánica me gusta mucho mas cocinar. Me voy a caminar cuando tengo tiempo, y mis días libres me gusta salir a moverme (el sábado en el Monte Aloia fue reparador).
    Lo de decir no lo voy mejorando, aunque aún me queda mucho camino por recorrer 🙂

    • Hay que centrarse en los logros e ir poco a poco, es la forma de descubrir que nos gusta de verdad y de que los cambios sean duraderos.
      Y que siempre sea para sentirse y vivir mejor 🙂