6 hábitos con efecto «detox»

Hoy damos la bienvenida a la primavera. Para mi eso significa hacer limpieza, es tiempo de hacer un detox general. Ordeno la ropa, regalo, reciclo o dono la que ya no me pongo, hago limpieza en estanterías, cajones, muebles… Le doy un repaso completo a la casa para evitar acumular cosas innecesarias y para que todo esté ordenado. Si, soy de esas personas que funciona mejor cuando lo que le rodea está ordenado, limpio y bonito 🙂

También es importante hacer lo mismo con nuestro cuerpo. Pero, ¿por qué? Vivimos en un mundo lleno de toxinas a las que estamos expuestos continuamente (contaminación ambiental, productos de limpieza, químicos en la comida y el agua, medicamentos…) No podemos evitar esta exposición pero si minimizar su impacto ayudando al cuerpo a eliminarlas a través de su sistema natural de limpieza. El objetivo es el de renovar y restaurar el cuerpo para mantener un estado óptimo de salud.

Hay muchos planes detox, algunos implican dietas muy restrictivas, en otros no puedes combinar ciertos alimentos… La mayoría son difíciles de llevar con el ritmo de vida diario, los horarios de trabajo, los compromisos, etc. Pero, antes de tirar la toalla, hay una serie de medidas que cualquiera puede realizar diariamente para ayudar al cuerpo a eliminar toxinas y que así se mantenga más sano.

6 HÁBITOS CON EFECTO «DETOX»

agua con limon detox

1. Bebe más agua

Somos un 70% agua. Es el recurso más vital para nuestros cuerpos. Proporciona hidratación general, nos mantiene con energía, ayuda a que los riñones transporten los residuos de las células, promueve las funciones intestinales normales y excreta las toxinas a través de la piel.  El Instituto de Medicina aconseja que los hombres consuman cerca de 13 vasos (3 litros ) de bebidas al día y las mujeres, alrededor de 9 vasos (2.2 litros) de líquidos diariamente.

2. Añade limones al agua

Como ya comenté en este post, añadir el zumo del limón al agua tiene muchos beneficios. Es mejor que sea lo primero que se tome nada más levantarse. No lleva más de un minuto prepararlo, sólo hay que exprimir el zumo de un limón en en un vaso de agua templada. Entre sus beneficios se encuentran los siguientes: regula el pH del cuerpo (volviéndolo más alcalino), estimula el tracto digestivo, purifica la sangre y provoca la eliminación de toxinas por parte del hígado al estimular sus enzimas naturales.

Batido Verde detox

3. Come más verduras

Y si puede ser, crudas. Añadir una una ensalada con verduras de color verde oscuro o un zumo o batido verde diariamente nos aporta una buena dosis de antioxidantes y fitonutrientes, los cuales juegan un papel fundamental en la eliminación de toxinas por parte del cuerpo. Alimentos a tener en cuenta son: col rizada, espinacas, brócoli, pepino, apio, manzanas, limones o el ajo.

4. Cuida tu hígado

El hígado es el filtro del cuerpo y el órgano que más trabaja. Entre estas tareas que realiza están: filtrar la sangre (alrededor de 1 litro por minuto), depurar hormonas, sustancias químicas, gérmenes, alérgenos, toxinas… Hay infusiones y hierbas que se pueden incluir diariamente en nuestra dieta que ayudan al pleno funcionamiento del mismo: el cardo mariano, diente de león, la alcachofa en infusión, el té verde, el tomillo o la cúrcuma, entre otros. Es obvio que reducir la ingesta de alcohol también tendrá un impacto positivo en su funcionamiento.

5. Incluye más fibra en tu dieta

Este elemento se encuentra en frutas, verduras y granos enteros. Aunque tanto la fibra soluble como la insoluble son igualmente importantes (si quieres saber cuál es la diferencia entre ambas, click aquí), la fibra insoluble actúa como un limpiador del tracto intestinal y, a diferencia de otros alimentos, no se descompone, por lo que ayuda a limpiar el cuerpo de toxinas.

6. Haz Ejercicio

Mover nuestro cuerpo, por lo menos 30 minutos al día, estimula el sistema linfático. La linfa es el sistema de drenaje del cuerpo: elimina los residuos y limpia nuestras células. El ejercicio también nos hace sudar, por lo que eliminamos toxinas a través del mismo.

Consejos a tener en cuenta

1. Reduce la ingesta de café y de alcohol.

2. Reduce la ingesta de alimentos procesados y azúcares refinados.

3. Compra siempre que te sea posible alimentos orgánicos.

4. Usa productos naturales y orgánicos tanto para tu piel como para tu casa.

5. Cuida la calidad del agua que bebes.

6. Añade plantas a tu casa. Purifican el ambiente.

No son tan difíciles de seguir, ¿verdad? Recuerda que con pequeños cambios diarios podemos provocar un gran impacto positivo en nuestra salud.

¡Feliz día!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Un post muy completo! yo también aprovecho que empieza la primavera para hacer limpieza, pero lo hago de manera inconsciente, es como una necesidad. Y en cuanto a la alimentación, en mi casa siempre se comió ensalada todos los días y ahora estoy introduciéndome en el mundo de los zumos gracias a tu blog! 😉
    Y, gracias por compartir el enlace de Esturirafi!!
    Besos!!!

    • Yo también lo hago de forma inconsciente, de hecho cada cierto tiempo el cuerpo me pide organizar! Y en primavera, ya me sale de forma natural.
      Me alegra leer tu comentario, cuando decidí empezar con el blog lo hice con la idea de inspirar a los demás a vivir una vida más saludable en todos los sentidos. Así que me hace muy feliz! (Qué oportuno en el día de hoy, jeje)
      Y por lo de compartir, un placer, me encanta tu blog!! 🙂
      Besos!

  • Muy buen post! Tengo pendiente el tema de las infusiones, por mucho que lo intento, no me acaban de convencer…seguiré probando a ver si encuentro una que me guste 😀

    • Muchas gracias! Yo reconozco que soy adicta, me encantan, ya no me caben más en la cocina, jeje.
      Vete probando a ver si encuentras alguna que te guste o introduce especias en las comidas, pero si no, no te estreses, es mejor disfrutar de comidas y bebidas sanas que nos gusten a «forzarnos» a tomar algo sólo porque es saludable (yo por ejemplo, no soporto las coles de bruselas, y no pienso comerlas por muy sanas que sean 😀 ).